“Es preferible conquistarte a ti mismo que ganar mil batallas. Entonces la victoria es tuya. Nadie te la puede arrebatar, ni ángeles, ni demonios, ni el cielo, ni el infierno.”

Buda

 Cuando empezamos una empresa, nos enfrentamos a diversos obstáculos que hemos de superar si queremos alcanzar nuestros objetivos. Unas veces vienen en forma de tareas complejas que es necesario resolver; en otras ocasiones, se presentan en forma de escasez; y para muchas personas, esos obstáculos surgen de su propio interior, originados por lo general en el temor natural que resulta de afrontar situaciones nuevas o de acometer empresas muy ambiciosas.

El miedo es un mecanismo natural de defensa que exhiben los seres vivos, ante situaciones que pueden poner en peligro su integridad. En los animales también está presente, aunque de una manera más primitiva, puesto que los protege de cualquier peligro que atente contra su integridad física. En los seres humanos se presenta de forma más compleja, pues además de servir para proteger su integridad física, también sirve para proteger su integridad psíquica.

Para ilustrar mejor esta idea, imagina que eres un abogado laboralista y que representas a una empresa en una negociación con el sindicato. La negociación no ha sido fácil, la situación es bastante tensa y hay miembros del sindicato que son violentos. En una ocasión tienes que visitar la planta para asegurarte de las condiciones de trabajo existentes, de manera que lo puedas utilizar como argumento de negociación. Pero tienes que meterte, literalmente, en la boca del lobo. En una situación como esa, es natural que sientas cierta aprensión, miedo, de ir a la planta, pues no sabes qué tipo de ambiente encuentres cuando llegues allí. Temes que te golpeen y te hagan daño. También temes que te insulten y te humillen. En el primer caso, temes por tu integridad física, en el segundo, por tu integridad psíquica.

El temor que experimentas es una señal de alarma que emite tu cuerpo y tu mente, pues te estás anticipando a situaciones que pueden resultar peligrosas para ti. Hasta aquí, todo está bien. No ha pasado nada y sólo sientes temor. El verdadero problema se presenta cuando permites que ese temor te domine y no haces nada al respecto.

Verás, en el caso del abogado, si la situación es tan tensa que su presencia en la planta puede desencadenar en una agresión física, entonces debe tomar medidas al respecto, como por ejemplo ir con personal de seguridad que se encargue de que no le suceda nada al abogado. En lo que respecta a los insultos, no sirven los guardaespaldas. Es de mayor utilidad prepararse mentalmente para esos posibles insultos, de manera que en caso de que se produzcan, se haga caso omiso. A palabras necias, oídos sordos, dicen por ahí.

Entonces, el miedo que sentimos es una señal de advertencia que nos permite prepararnos para afrontar situaciones difíciles. Lo menos aconsejable es dejarte dominar por tus temores. Si dejas que eso suceda, te niegas la oportunidad de desarrollar habilidades necesarias para tu supervivencia y tampoco afianzas tu autoestima.

Para el caso que nos interesa, iniciar un negocio o una empresa, decíamos que es natural experimentar temor cuando apenas se está incubando la idea. Será una empresa exitosa?, Cómo la recibirán los consumidores?, Qué tanta competencia habrá que afrontar?, son inquietudes que surgen con la mayor naturalidad en un proceso de esa índole. Pero si ves más allá de esas inquietudes, te darás cuenta de que pueden estar señalando puntos débiles que es necesario reforzar en tu estrategia.

La clave de todo está entonces en la preparación. Iniciar un negocio es un reto en muchos sentidos, pero quizás más que nada en el sentido personal. Porque tendrás que desarrollar una serie de habilidades que te permitan afrontar con éxito hasta las más complejas dificultades. El primer obstáculo que debes superar, por increíble que parezca, es tu propio miedo. Cuando domines tus temores, serás capaz de vencer cualquier cosa que te encuentres en el camino.

Vuelvo y digo que el miedo es sólo una señal de advertencia, con la cual puedes identificar tus puntos débiles, precisamente para que te prepares y los fortalezcas.

Cómo te puedes preparar? De muchas formas. Una que me ha resultado muy útil a mí, es desarrollando un sistema, con mapa de procesos incluido, gracias al cual mi negocio funciona como debe hacerlo. No depende de mi estado de ánimo, ni de mi memoria. Simplemente me indica qué debo hacer, en qué momento y en qué orden, de manera que todo fluya naturalmente.

Así que no te dejes vencer por el miedo. Más bien, identifica las causas y trabaja para corregirlas, prepárate! que esa es una de las claves del éxito.

Otros Artículos Recomendados

Tu Opinión es Importante


Submit your review
* Required Field

Related Articles

  1. Car Floor Mats: Hello Kitty Sanrio Hearts Design Auto Accessories Combo Set - Front & Rear Floor Mats: LOW Back Seat Covers: Steering Wheel Cover and a Bench Seat Cover with Embroidered Outline of Heart Logo

Trackbacks

  1. Photo Camera: Kenko DG Auto Extension Tube Set for the Canon EOS AF Mount.
  2. Twitter-iGoogle-RSS Auto Lead Generation Technique